5 Abr No hay comentarios ResMedia Sin categoría

Como ya sugerimos anteriormente, dedicaremos este artículo a analizar de forma más detallada la comediación y trataremos de ampliar la visión que se tiene de ella, de modo que haremos un repaso sobre sus aspectos positivos y los diferentes equipos que pueden formarse.

La importancia de la Comediación en un proceso de mediación

Si bien la mediación es un proceso alternativo de resolución de conflictos por el cual, las partes implicadas tratan de alcanzar acuerdos satisfactorios a través de una tercera persona imparcial que les ayude, la comediación estará compuesta de las respectivas partes y dos mediadores.

Un mediador es el conductor de todo proceso de comunicación, ayuda a las partes a entenderse y facilita la consecución de acuerdos. Es el que dirige el proceso, no obstante son las partes las verdaderas protagonistas y las que marcan el ritmo de las sesiones. Todo mediador debe adaptarse a cada situación que se producen en cada momento, dejando a un lado sus prejuicios y analizando cada escenario que pueda producirse entre las personas que han acudido al proceso.

Para que el mediador puede ejercer sus técnicas y habilidades en el espacio de mediación debe poner sus cinco sentidos en lo que le cuentan las partes, pero a pesar de que la profesionalidad de esta figura pueda ser excelente, es posible que puedan escaparse ciertos detalles que de una manera u otra influyen directamente tanto en las personas como en el proceso.

No todos tenemos la misma percepción de las cosas y es más fácil que un mediador pueda pasar por alto algún detalle importante, por lo que es muy enriquecedor que hayan dos mediadores en el espacio, de forma que aumente la perspicacia y la visión del conflicto.

Los diferentes equipos de Comediación

En el mundo de la mediación se dan muchos tipos de equipos interdisciplinares que trabajan de forma conjunta y que podemos agrupar de muchas formas diferentes. Anteriormente, la diferenciación que hacíamos era de mediadores procedentes del mundo jurídico (como abogados, juristas, asesores fiscales, etc) y mediadores procedentes del mundo social (como trabajadores sociales, psicólogos, educadores sociales, profesores, etc). En este artículo mantendremos esta clasificación aunque añadiremos alguna tipología más.

A nuestro parecer, cualquier equipo de comediación interdisciplinar siempre suma al proceso de mediación, no obstante es conveniente que estos equipos estén especializados en el ámbito que cada caso requiera.

En el caso de conflictos de tipo familiar o vecinal vemos muy beneficioso que el equipo de comediación esté conformado por un mediador jurista y un mediador social, de modo que éstos sean capaces de recoger toda la información y las demandas que las partes les transmiten (como que se les recoja adecuadamente el modo en que se han sentido, cómo se sienten y cómo les gustaría que se resolviera) y que además tengan el conocimiento jurídico necesario para poner en practica de forma legal los acuerdos que alcancen (por ejemplo, la diferencia que existe entre los derechos disponibles y los derechos no disponibles en una comunidad de vecinos o aquello que es obligatorio incluir en un convenio regulador de divorcio). De esta forma no dejarán ningún cabo suelto y podrán abordar cada interés en su plenitud finalizando el proceso de un modo más que satisfactorio.

Ventajas de comediación

En asuntos laborales o de empresa así como en una liquidación de bienes, puede ser de gran ayuda para el proceso contar con la aportación de un mediador con una profesión de origen económica. En este caso, la comediación entre profesionales de formación tan dispar puede ser un gran beneficio realizando intervenciones tan cuidadas y detalladas que las partes quedarán totalmente satisfechas de haber podido transmitir todas sus necesidades y alcanzar sus objetivos.

Además, podemos encontrarnos asuntos que no requieran tanto desahogo emocional y sí un proceso de negociación más intenso, por lo que en este caso puede ser más beneficioso para el proceso que la mediación sea llevada a cabo por profesionales procedentes del mundo del derecho y la economía.

En definitiva, un proceso de comediación llevada a cabo por mediadores profesionales siempre va a sumar al resultado, siendo más incisivos y cuidando más al detalle cada pauta, cada preocupación y cada interés, de forma que beneficien directamente a las partes y no dejen nada por hablar. Los mediadores son facilitadores de la comunicación y si son dos agentes nos encontramos con la capacidad de generar el doble de opciones y el doble de soluciones.