22 Mar No hay comentarios ResMedia Sin categoría

Uno de los ámbitos más complicados y delicados en nuestra sociedad es el que nos encontramos a la hora de combinar los dos pilares en la vida de una persona que unifican la familia y su modo de sustento económico.

Familia y empresa familiar

Podemos definir el concepto de empresa familiar como “aquella organización creada y gestionada por una familia”. En el contexto profesional se define empresa familiar como “aquella cuyo patrimonio y gobierno está ejercido por los miembros de una o varias familias y su objetivo estratégico comprende la continuidad de la empresa a manos de la siguiente generación familiar”.

Existe una gran relación entre la familia y la empresa familiar. En este sentido, podemos decir que se forma una reciprocidad entre ambos elementos de modo que lo que ocurre en uno influye directamente en el otro, como por ejemplo, las decisiones tomadas dentro de la empresa o las interrelaciones que subyacen en las familias.

Toda empresa familiar comparte dos objetivos comunes: el buen funcionamiento de esta y el deseo de continuidad en el tiempo. Pero el principal problema al que se enfrentan los diferentes miembros de una empresa familiar es el estrés sufrido debido al carácter relacional, es decir, pertenecer a la misma familia implica tener a tu padre o a tu hermano trabajando a tu lado y sentir que no puedes transmitirle tus opiniones o discrepancias de alguna cuestión en el trabajo del mismo modo que lo harías con un compañero que conoces (aunque exista un gran lazo de confianza) o a tu jefe con el que solo mantienes una relación cordial. De hecho, en muchas ocasiones se produce un sentimiento negativo de celos o competitividad.

Con bastante frecuencia este sistema social-económico-familiar provoca que se produzcan problemas derivados de los siguientes casos:

  • Decisiones que se toman en la empresa y que benefician en mayor medida a la familia y no tanto a la propia empresa, como la contratación de familiares en lugar de personal más cualificado.
  • Que exista una mala comunicación dentro de la familia y de la misma forma, repercuta en la empresa en lo referente a la organización o la propiedad.
  • Que existan secretos entre los miembros.

 

Problemas que se dan en la empresa familiar

Cuando un fundador constituye una empresa con su pareja, trabajan duramente para el buen funcionamiento y el porvenir de ésta. Cuando llega el momento de incorporar a su hijo, le tratan de inculcar el máximo conocimiento haciéndole partícipe de todo lo relacionado con el personal que compone el negocio, los proveedores e incluso la toma de decisiones en la organización aunque no tenga formación o experiencia en el tema empresarial.

La cuestión de la sucesión en la dirección de la misma es vital en el seno de la familia empresaria. Cuando los fundadores se acercan a la edad de jubilación suelen recurrir en primer lugar a miembros de la familia, lo cual genera cambios y expectativas cumplidas o frustradas según los casos. Son negocios hechos a la medida del fundador que los creó por lo que todos los hijos que continúan al frente del negocio son comparados con la forma de ser y de trabajar de sus padres. El éxito de la sucesión consiste en asegurar unos mismos valores de base, al tiempo que los hijos consiguen diferenciarse de su progenitor haciéndose respetar en su individualidad.

Por otro lado uno de los mayores problemas que nos encontramos dentro de la empresa familiar surge a la hora de diseñar el plan de futuro. En este caso los miembros de la compañía no llegan a ponerse de acuerdo en la transmisión de la propiedad, transmisión de la gestión y evolución de la propia familia.

familia empresaria¿Cómo ayuda la mediación en la empresa familiar?

Una de las especialidades de la mediación es la intervención en la empresa familiar en aspectos como sucesión, dirección, luchas de poder, decisiones de pago de dividendos o reinversión, problemas causados por el divorcio de uno de los familiares o decisiones estratégicas de la compañía.

En este sentido contempla una serie de horizontes que en otras vías no se cuidan tan al detalle:

  • A través del mediador se consiguen llegar a acuerdos mediante la comunicación y el diálogo, éstos conforman la estructura de un contrato privado que a su vez pueden ser ratificados por un juez o un notario.
  • La mediación se puede llevar a cabo aunque ya exista un procedimiento judicial abierto.

Pero, ¿por qué es más satisfactoria que otros modelos deresolución de conflictos  en la empresa familiar?

La intensidad de las emociones que impera en un conflicto dificulta de manera significativa la comunicación. Dentro de los lazos relacionales de la propia familia, ya hemos comentado en numerosas ocasiones cómo la mediación ejerce de herramienta para que las partes puedan entenderse y mejorar esa relación tan deteriorada. De esta forma, se genera mayor compromiso y cohesión familiar. Otro de los aspectos importantes es que funciona como alternativa a los tribunales, opción que daña considerablemente la relación que hay entre las partes implicadas y que provoca un coste emocional notablemente alto. Desde esta perspectiva la mediación ahorra tiempo, dinero y cuida mucho más la imagen personal de cada persona, dando un lugar equitativo a cada parte y entendiendo los motivos y las razones de los intereses de cada uno, de forma que sea posible acordar soluciones a los diferentes temas que les han traído a este espacio.