21 Ene No hay comentarios ResMedia Sin categoría

Este post estará dedicado a comentar cuál es el objetivo de la mediación, cuáles son su ventajas y cuáles sus inconvenientes de forma que podamos comprender de mejor manera este método a la hora de ponerlo en práctica.

Principales beneficios de la mediación

Sin más rodeos, no podemos continuar este espacio sin antes comentar qué es la mediación. La mediación es una herramienta, un método de resolución de conflictos alternativo al proceso judicial en el que interviene una tercera persona imparcial que gestiona todos los factores que interfieren en la comunicación para que las partes puedan entenderse y solucionar sus problemas.

¿Esto qué significa? Pues sencillamente quiere decir que dada una situación en la que se produce malestar, un conflicto, un problema o un desacuerdo entre distintas personas, en vez de resolverlo a través de un juicio se puede optar por tratar el asunto a través de mediación, donde se establece un espacio neutral y de confianza en el que el profesional es capaz de dirigir el diálogo dotando a las personas igualdad de oportunidades donde sean capaces de entenderse y llegar a puntos en común y acuerdos.

El uso de la mediación supone muchos beneficios para los usuarios, desde sus propiedades hasta su finalidad.

Ventajas de la mediación

Las principales ventajas:

  • Incrementa la participación de las partes.
  • Reduce los sentimientos negativos.
  • Aumente la capacidad de autodeterminación.
  • Disminuye el proceso legal.
  • Es un proceso confidencial.
  • Aporta calidad de vida.

La mediación es un modelo que hace protagonistas a las partes. Son ellos mismos los dueños de sus problemas y a la vez los dueños de sus soluciones. Cuando acudimos a los tribunales por cualquier tipo de demanda o denuncia, son nuestros representantes legales, es decir, nuestros abogados los que realizan todas las gestiones y transmiten nuestras demandas al fiscal para que el juez dictamine lo que considera que por ley es justo.

Desde la mediación las partes tienen la oportunidad de elaborar sus propios acuerdos, ya que lo que un juez puede entender como justicia puede no ser todo lo satisfactorio para el demandante o demandado.

Un acuerdo realizado por dos personas que han tenido un conflicto, la mayoría de las veces perdura más en el tiempo que una sentencia impuesta por otra persona. Desde el punto de vista personal, prefiero cumplir algo que he acordado yo a algo que me ha sido impuesto. Se genera mayor capacidad de responsabilidad. Yo me siento más responsable de cumplir algo a lo que me he comprometido que algo que me ha sido impuesto y en consecuencia me siento mucho mejor. El sentimiento negativo mencionado anteriormente disminuye.

Es cierto que la mediación disminuye el proceso legal. Cuando tratamos un problema a través de un juicio somos conscientes de que el tiempo que tardaremos en solucionarlo será bastante largo, pueden pasar meses o incluso años en función del tema a tratar, sin mencionar el coste económico que supone contratar los servicios de un abogado, un procurador, las costas, las minutas, etc… Por consiguiente, otro de los beneficios que implica el uso de la mediación es su rapidez y el bajo coste económico. Este proceso se constituye por sesiones de un tiempo determinado dependiendo del caso y de las partes, no existe un número de sesiones preestablecidas. Esto quiere decir que un problema se podría solucionar en una sola sesión aunque no es lo habitual. No hay una media establecida de sesiones pero sí que se trata de un proceso continuo donde el contacto debe ser constante y realizar sesiones una o dos veces por semana, de esta forma se pueden alcanzar acuerdos en uno o dos meses.

El coste económico como mencioné antes también es otro pro a tener en cuenta, ya que que el coste de la sesión de mediación suele ser fijo (no se incrementa a medida que aumenta el número de sesiones) y el precio se divide a partes iguales entre las partes.

Otra de las ventajas que aporta la mediación es la propiedad de proceso confidencial. Esto quiere decir que toda la información nueva que se utiliza en mediación no puede ser utilizada si finalmente se requiere acudir a juicio. Los usuarios están obligados a firmar un documento donde se comprometen a no utilizar tal información en el caso de acabar finalmente en los juzgados. De igual modo, los mediadores tampoco pueden ser llamados a declarar ya que están acogidos al secreto de profesión. Toda información que sea revelada al mediador no podrá ser utilizada en sesiones conjuntas sin el consentimiento de la persona que haya revelado tal información.

Por último, entendemos que la mediación aporta calidad de vida. Es un método que implica resolver los conflictos satisfactoriamente aportando bienestar. Ya sea en el ámbito familiar, en el trabajo, en el entorno escolar, en tu comunidad de vecinos o cualquier otro lugar, siempre va a ser más beneficioso poder expresarte y explicarle a la otra persona por qué te sientes mal y qué te genera malestar ese comportamiento para poder llegar a una solución consensuada.

¿Qué desventajas tiene?

La mayor desventaja que tiene la mediación es la posibilidad de decepción que puede suponer que una de las partes falle a la hora de comprometerse. Cuando dos partes están en una situación de conflicto y deciden intentar llegar a un acuerdo, algunas ocasiones vemos muestras de actitud menos proactiva por parte de un implicado que de otro y esto puede suponer desánimo o frustración en la otra persona. En estos casos la mediación busca que todas las partes se responsabilicen a la hora de llegar a una solución, apelando al compromiso y la seguridad que se crea en este espacio. En definitiva, la mediación tiene como objetivo que las partes tengan el control de las soluciones que quieran adoptar.

A partir de aquí, os animamos a comentar qué os ha parecido el post y con qué partes del texto estáis más de acuerdo y con que menos.